Cómo convertir una cisterna normal en una de doble descarga: Guía paso a paso

Índice
  1. Cambio de cisterna normal a doble descarga
    1. Ventajas de una cisterna de doble descarga
    2. Pasos para el cambio de cisterna
    3. Conclusión

Cambio de cisterna normal a doble descarga

Ventajas de una cisterna de doble descarga

El cambio de una cisterna normal a una de doble descarga es una excelente forma de ahorrar agua y reducir el consumo en el hogar. Este tipo de cisterna proporciona dos opciones de descarga, una para líquidos y otra para sólidos.

Las principales ventajas de una cisterna de doble descarga son:

  • Ahorro de agua: La descarga de líquidos utiliza menos agua en comparación con la descarga de sólidos, lo que permite reducir el consumo de agua en cada descarga.
  • Beneficio ecológico: Al utilizar menos agua, contribuimos a preservar este recurso tan preciado y a reducir el impacto ambiental.
  • Ahorro económico: Reducir el consumo de agua se traduce en un menor gasto en la factura del agua, lo que beneficia nuestro bolsillo a largo plazo.

Pasos para el cambio de cisterna

Si estás interesado en realizar el cambio de una cisterna normal a una de doble descarga, aquí te mostramos los pasos a seguir:

  1. Investigación y selección: Investiga las diferentes marcas y modelos de cisternas de doble descarga disponible en el mercado. Elige la que mejor se adapte a tus necesidades y presupuesto.
  2. Apagado del suministro de agua: Antes de comenzar con el cambio, asegúrate de cerrar la llave de paso del suministro de agua para evitar fugas.
  3. Retirar la cisterna antigua: Suelta los tornillos que sujetan la cisterna a la pared, desconecta la tubería de alimentación y retira la cisterna antigua con cuidado.
  4. Instalación de la cisterna nueva: Sigue las instrucciones del fabricante para la instalación de la nueva cisterna de doble descarga. Asegúrate de conectar correctamente todas las tuberías y de fijar la cisterna a la pared de forma segura.
  5. Revisión de fugas: Una vez instalada la nueva cisterna, abre el suministro de agua y revisa si existen fugas. Asegúrate de que no haya ninguna fuga y de que la cisterna funcione correctamente.
  6. Disfruta del ahorro de agua: Una vez completado el cambio, comienza a utilizar las opciones de descarga de líquidos y sólidos de tu nueva cisterna de doble descarga. ¡Disfruta del ahorro de agua y contribuye al cuidado del medio ambiente!

Conclusión

El cambio de una cisterna normal a una de doble descarga es una decisión inteligente para ahorrar agua, reducir el consumo y ser más amigable con el medio ambiente. Sigue los pasos mencionados anteriormente y disfruta de los beneficios económicos y ecológicos que esta mejora puede ofrecerte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Leer más